13 al 19 de noviembre – Semana Mundial de Concientización sobre el Uso de los Antibióticos


Los antibióticos son un valioso recurso de salud que ha proporcionado inmensos beneficios a la humanidad. Sin embargo, con el tiempo han ido apareciendo bacterias resistentes a los mismos, poniendo en riesgo nuestra capacidad de tratar las enfermedades infecciosas y afectando la seguridad alimentaria y la salud mundial.

 

¿Qué es la resistencia bacteriana?

La resistencia a los antibióticos existe en todas partes, es un fenómeno natural que ocurre en las bacterias, no en las personas. El uso indebido de los antibióticos en el ser humano y los animales acelera el proceso de la resistencia, tornando ineficaces a los antibióticos y aumentando los gastos en salud y la mortalidad.

Muchas enfermedades como la neumonía, la tuberculosis y la gonorrea se han vuelto más difíciles de tratar debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos. Si no se toman medidas con urgencia para frenar el aumento de las resistencias bacterianas, podrían volver a ser potencialmente mortales las infecciones comunes y lesiones menores, como eran en la era pre-antibiótica.

 

¿Qué podemos hacer?

Para combatir la grave amenaza de la pérdida de eficacia de los antibióticos, deben ponerse en práctica cambios de comportamiento que incluyan medidas destinadas a evitar la propagación de infecciones, por ejemplo:

  • Mantener al día la vacunación
  • Lavado frecuente de las manos
  • Buena higiene en la preparación de alimentos
  • Relaciones sexuales seguras.

Los antibióticos deben tomarse sólo cuando son estrictamente necesarios, siempre bajo prescripción médica y cumpliendo las indicaciones del tratamiento.