miércoles, 4 septiembre, 2019

Día Mundial de la Salud Sexual


El Día Mundial de la Salud Sexual (DMSS) se celebra desde el 2010 cada 4 de septiembre en un esfuerzo para promover una mayor conciencia social sobre la salud sexual alrededor del mundo.

La Asociación Mundial para la Salud Sexual, tiene por objeto promover la labor social sobre salud sexual alrededor del mundo. De acuerdo con la declaración del 13º Congreso Mundial de Sexología, que más tarde fuera revisada y aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología (WAS), los derechos sexuales son también derechos humanos fundamentales y universales y en este día por la desorientación que aún existe alrededor del tema, la Organización Mundial de la Salud y la WAS recuerdan que, para que la salud sexual se logre y se mantenga, los derechos sexuales de todas las personas deben ser respetados, protegidos y ejercidos a plenitud.

El primer Día Mundial de la Salud Sexual fue celebrado con el slogan “¡Hablemos acerca de eso!” para empezar a combatir los miedos y los tabúes que rodean la sexualidad. El tema del Día Mundial de la Salud Sexual 2010 fue discutido en diferentes foros, muchos de los cuales fueron debates intergeneracionales.

La Salud Sexual

Según la Organización Mundial de la Salud, la salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como el reconocimiento del derecho de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.

Todo lo que no sea disfrutar de ese estado puede ser motivo de un problema de salud sexual, y por factores sociales es un tema tabú que impide, en muchos casos, que el paciente pueda ser diagnosticado y tratado de enfermedades de transmisión sexual o de otros padecimientos relacionados. Las consecuencias afectan a la persona y su entorno, tanto a nivel físico como psicológico.

El Día Mundial de la Salud Sexual promueve la difusión del conocimiento, el combate de los tabúes sociales sobre la sexualidad y el acceso a los recursos clínicos adecuados para el ejercicio pleno de este derecho.

*Se sugiere consultar a su médico y hacerse los controles correspondientes.