Enfermedad de Alzheimer


La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad degenerativa del sistema nervioso cuya causa es desconocida, aunque en la actualidad se ha avanzado mucho en el conocimiento de su fisiopatología, lo cual permite un diagnóstico más preciso y abre nuevas posibilidades terapéuticas.

La enfermedad fue descripta por primera vez por Alois Alzheimer a inicios del 1900; sin embargo, hasta mitad del siglo pasado fue una enfermedad rara, y fueron detectándose cada vez más casos hacia finales del siglo. Esto se debe a que es una enfermedad edad-dependiente y su prevalencia aumenta con la edad a partir de los 65 años. Al crecer la proporción de personas mayores por el incremento de la expectativa de vida, hay más casos de la enfermedad.

Los primeros síntomas que nos alertan de que una persona padece Alzheimer son el deterioro de la memoria reciente (olvidos) y la falta de palabras (anomias). El problema es que los mismos son el comienzo de la enfermedad de Alzheimer pero son también muy frecuentes en el envejecimiento normal. Esto hace necesario un cuidadoso diagnóstico diferencial. Existen así olvidos patológicos que predicen la enfermedad (olvidos o anomias que no mejoran con facilitaciones, reiteraciones frecuentes y desorientación temporal o espacial) y olvidos normales del envejecimiento (olvidos que aparecen espontáneamente o ante cualquier estimulo más tardíamente).

Para realizar un adecuado diagnostico precoz, el médico general es clave dado que es quien está en contacto habitual con la población de esta edad y además es a quien la familia le va a consultar primariamente para saber si el pacientes debe ser o no estudiado. Para ello el médico general debe estar muy alerta y debe actuar como unidad centinela de detección precoz de esta patología.

Los recursos diagnósticos actuales son un minucioso interrogatorio del paciente y de alguien de su entorno, un adecuado examen clínico neurológico, una evaluación de las funciones cognitivas para determinar la presencia o no y el tipo de deterioro, una rutina de laboratorio y una neuroimagen.

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad prolongada (10 a 15 años) y en gran parte de la misma los pacientes necesitan un intenso cuidado. Esto lleva a que los cuidadores estén expuestos a un estrés elevado y sostenido, que si no es manejado adecuadamente descompensa la salud de los mismos. Es clave el rol del médico en actuar adecuadamente para prevenir esto, fundamentalmente a través de la educación a familiares para que conozcan las características de la enfermedad, los síntomas probables de los pacientes y, sobretodo, para que sepan cómo manejar adecuadamente los mismos. Por otra parte, se los debe instruir en cómo evitar que el estrés y la sobrecarga los descompensen.

Medidas para prevenir el deterioro cognitivo

  • Controlar los factores de riesgo vascular en la edad media de la vida: hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, obesidad, sedentarismo.
  • Promover los factores protectores (reserva cognitiva): actividad física (ejercicio aeróbico, deportes, baile, uso de bicicleta), actividad mental (aprender algo nuevo, realizar actividades lúdicas, buscar nuevas maneras de hacer lo mismo), actividad social (mantener red de amigos, participar en asociaciones y clubes, intervenir en actividades de la comunidad, participar en grupos de teatro, lectura, música, cine).

Impacto global

Al aumentar la expectativa de vida en el mundo, se incrementa la población adulta y no necesariamente en un contexto de buena salud. Por el contrario, también han aumentado los índices de trastornos neurodegenerativos como es el caso de la enfermedad de Alzheimer (EA).

En nuestro país, los datos disponibles de estudios locales epidemiológicos muestran que un 26,4% de la población mayor de 60 años tiene deterioro cognitivo y un 8,3% demencia. De acuerdo con estos datos y los resultados del último censo (INDEC, 2010) se estiman aproximadamente 1.300.000 sujetos con deterioro cognitivo y 600.000 con demencia.

 

Datos de contacto:
Dirección Nacional de Salud Mental y Adicciones. Ministerio de Salud de la Nación.
Mail: saludmental@msal.gov.ar
Tel: 54-11- 4379-9162
Dirección: 9 de Julio 1925. Piso 10. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Asociación de Lucha contra El Mal de Alzheimer y alteraciones semejantes de la República Argentina – ALMA.
Mail: almaresponde@alma-alzheimer.org.ar
Tel: 54-11- 4671-1187 / 4674-4357 de Lunes a Viernes de 14 a 19 hs.
Dirección: Lacarra 78. Ciudad Autónoma de Buenos Aires.