viernes, 6 noviembre, 2020

LA OSTEOPOROSIS Y SUS CONSECUENCIAS


La osteoporosis es una enfermedad crónica de los huesos que se caracteriza por la disminución de la masa ósea, que se vuelve frágil y con un riesgo aumentado de fracturas. Pueden producirse después de una caída desde su propia altura o un golpe leve, o incluso por movimientos simples como agacharse para atar un cordón y ocurren con mayor frecuencia en las vértebras (columna), muñeca y cadera.

La osteoporosis no presenta signos o síntomas hasta que se produce una fractura. Cerca del 50 % de las personas que presentan una fractura por osteoporosis sufrirán otra en el futuro. El riesgo de nuevas fracturas se eleva exponencialmente con cada nueva fractura.

Complicaciones de la osteoporosis

  • Dolor
  • Discapacidad
  • Pérdida de independencia y calidad de vida

Importancia del diagnóstico temprano

  • El diagnóstico temprano permitirá ser tratado más efectivamente y prevenir fracturas en el futuro.
  • Si tenés más de 50 años y presentas uno o más factores de riesgo, debes comunicárselo a tu médico y pedir asesoramiento.
  • Según el nivel de riesgo, la edad u otros factores clínicos, es probable que se recomiende realizar una densitometría ósea.
  • Si bien los mayores de 50 años tienen mayor riesgo, es posible tener osteoporosis a cualquier edad.
  • En las mujeres, la menopausia señala el inicio de una rápida pérdida ósea y por ello, es necesario prestar especial atención a la salud de sus huesos desde una edad más temprana.

Factores de riesgo

Conocer los factores de riesgo para la osteoporosis te permitirá tomar tempranamente las medidas adecuadas para prevenirla.

No modificables:
  • Edad
  • Antecedentes familiares de osteoporosis
  • Menopausia precoz
  • Fracturas después de los 50 años
  • Tratamiento con glucocorticoides a largo plazo
  • Trastornos digestivos que producen malabsorción (como enfermedad celíaca o enfermedad de Crohn)
Modificables:
  • Mala alimentación
  • Bajo índice de masa corporal (IMC)
  • Tabaquismo / Ingesta elevada de alcohol
  • Actividad física insuficiente

 

Prevención de la osteoporosis y las fracturas

Existen algunas medidas que pueden ayudar a prevenir y combatir esta enfermedad “silenciosa”.
Independientemente de tu edad o el estado de tu salud ósea, siempre es importante mantener hábitos saludables para los huesos.
Una dieta bien balanceada, es decir, rica en calcio, vitamina D y proteínas, es esencial para preservar el esqueleto sano en la edad adulta.

Calcio

El calcio es un componente estructural de nuestro esqueleto; el 99 % del calcio presente en el cuerpo adulto promedio reside en nuestros huesos.

Vitamina D

La vitamina D cumple dos funciones claves en la salud ósea: contribuye a la absorción del calcio de los alimentos en el intestino y asegura una correcta renovación y mineralización del hueso.

Proteínas

La ingesta de proteínas es necesaria para el desarrollo de la masa ósea durante la niñez y adolescencia, así como para el mantenimiento de la masa ósea durante el envejecimiento. Las proteínas forman, junto con el calcio, la estructura de los huesos.

 

HÁBITOS SALUDABLES, HUESOS SALUDABLES

  • Realizar actividad física regularmente.
  • Procurar una dieta rica en calcio, proteínas y vitamina D.
  • Mantener un peso corporal saludable, evitar el tabaquismo y el exceso de alcohol.
  • Conocer los factores de riesgo.
  • Realizar controles y tratamientos, si fuera necesario.

 

Ospe Mobile