28 de julio – Día Mundial de la Hepatitis


En reconocimiento de la importancia que las hepatitis virales tienen en la salud pública, en la Organización Mundial de la Salud (OMS) fue designado el 28 de Julio como el Día Mundial de las Hepatitis Virales y se promueve una respuesta integrada para combatir las hepatitis virales en todo el planeta.

¿Qué es la hepatitis viral?

La hepatitis viral es una inflamación del hígado causada por uno de los cinco virus de la hepatitis, llamados tipo A, B, C, D y E.
Durante 2015 fallecieron en el mundo 1.340.000 personas a causa de hepatitis virales, casi la misma cantidad que por tuberculosis y menos que por SIDA.

¿Cómo se contagian las hepatitis virales?

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las personas que carecen de agua potable y servicios cloacales están más expuestas al contagio de las hepatitis A y E.
Las hepatitis B, C y D se producen por el contacto con líquidos corporales de personas infectadas. Son formas comunes de transmisión la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, el uso de jeringas u otros instrumentos contaminados y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, así como el contacto sexual.
La mayoría de las hepatitis agudas curan espontáneamente y dejan inmunidad. Pero en algunos casos, puede haber un daño hepático grave y fulminante que causa la muerte. La hepatitis B aguda es la principal causa de muerte por daño hepático fulminante en adultos en Argentina.
Las hepatitis B, C y D pueden hacerse crónicas y causar cirrosis hepática y cáncer de hígado. La cronificación, con enfermedad persistente en el hígado, es más frecuente cuando la infección ocurre en la infancia.

 

¿Quiénes tienen más riesgo de contagiarse hepatitis?

La hepatitis A se contagia por contaminación fecal, ya que las personas con esta hepatitis eliminan el virus con las heces. Quienes no tienen acceso a agua potable y servicios cloacales son los más expuestos a la contaminación.
Los usuarios de drogas inyectables y quienes tienen relaciones sexuales sin protección con usuarios de drogas inyectables son los que presentan mayor riesgo de contagio del virus de hepatitis B.

¿Cómo pueden prevenirse las hepatitis?

Los buenos hábitos de higiene, especialmente el lavado de manos frecuente, contribuyen a la prevención de la hepatitis A.
Existen vacunas eficaces y seguras para prevenir las infecciones por los virus de la hepatitis A, B y E (aunque esta última está menos difundida). El virus de la hepatitis D sólo afecta a quienes padecen hepatitis B, por lo que la vacuna contra el virus de la hepatitis B previene la infección por ambos virus. No existe vacuna contra el virus de la hepatitis C.
En Argentina, las vacunas contra los virus A y B están incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación.

¿Existen tratamientos?

Existen tratamientos antivirales eficaces contra las hepatitis B y C. Debido a que las formas agudas pueden pasar desapercibidas y la cronicidad no da síntomas precoces, es clave la detección mediante estudios serológicos para detectar los casos e indicar tratamiento.