viernes, 30 agosto, 2019

Día Mundial de la Higiene


El Día Mundial de la Higiene se celebra cada 3 de septiembre con el objetivo de promover medidas de aseo para el cuidado de la salud de la población, tanto en el ámbito sanitario como en cada uno de los hogares.

Con la conmemoración de esta fecha lo que se pretende es concientizar a la población mundial sobre la importancia de mantener una buena higiene para prevenir posibles enfermedades.

Según datos de Unicef, la mayoría de las enfermedades y muertes en niños menores de 5 años son causadas por gérmenes que se transmiten por la ingestión de agua y alimentos contaminados o debido a unas manos mal lavadas.

Tal y como nos explica UNICEF, lavarse las manos con jabón puede reducir la incidencia de infecciones respiratorias en un 23 por ciento. Esto incluye la neumonía, que es la primera causa de muerte de niños menores de cinco años y que mata cada año a 1,8 millones de chicos. Más de 5 mil niños menores de cinco años mueren diariamente en el mundo como resultado de las enfermedades diarreicas, debidas en parte al agua contaminada, a la carencia de instalaciones de saneamiento básico y a prácticas higiénicas deficientes.

Por todo esto una vez más destacamos la importancia de la higiene para tener una mejor calidad de vida para nosotros y futuras generaciones.

Se entiende Higiene como:

  • Limpieza aseo de lugares o personas,
  • Hábitos que favorecen la salud.
  • Parte de la medicina, orientada a favorecer hábitos saludables, en prevención de enfermedades.
  • Reconocimiento, evaluación y control de aquellos factores y tensiones ambientales que surgen en el lugar de trabajo y que pueden provocar enfermedades, quebrantos de salud, quebrantos de bienestar, incomodidad e ineficacia de los trabajadores y los ciudadanos.
  • La higiene personal es la parte de la medicina que trata de los medios en que el hombre debe vivir y de la forma de modificarlos en el sentido más favorable para su desarrollo.

¿Cómo mantener la higiene?

Se aconseja eliminar de manera segura todas las materias fecales, así como también que todos los miembros de la familia deben lavarse las manos con jabón y agua o ceniza y agua antes de manipular alimentos y después de ir al baño.

Lavarse la cara con jabón y agua todos los días previene de infecciones oculares; así como utilizar agua que provenga de una fuente segura o que esté purificada. También se aconseja que los alimentos crudos sean hervidos o lavados con agua segura, así como los cocinados comerse sin retraso o recalentarlos por completo.

Además, hay que mantener limpios los alimentos, los utensilios y los lugares donde se prepare la comida, así como guardar los alimentos en recipientes tapados. La eliminación segura de todos los desperdicios domésticos ayuda a evitar las enfermedades.

Ospe Mobile