jueves, 23 abril, 2020

INFORMARTE ES CUIDARTE


Desde OSPe queremos acompañarlos en esta situación que nos pone a prueba a todos, ofreciéndoles, como siempre, la mejor información disponible para colaborar con nuestros afiliados en los desafíos de la vida cotidiana durante el aislamiento social.

¿Qué es la COVID-19?

La COVID-19 es la enfermedad causada por un coronavirus, el llamado SARS-CoV-2. Es un virus que afecta al aparato respiratorio y se transmite a través de las gotitas de saliva que emitimos siempre al hablar, al toser y al estornudar, cuando éstas toman contacto con las mucosas de las otras personas (boca, nariz, ojos), ya sea directamente o por intermedio de las superficies en las que se depositan las gotitas con virus.

Las personas que están infectadas pueden contagiar incluso varios días antes de presentar síntomas.

La mayoría de los enfermos tienen cuadros leves, parecidos a un resfrío o una gripe suave. Hay un 15% de los enfermos que presentan cuadros más graves, que necesitan internación. Una parte de ellos desarrolla neumonía, que dificulta la respiración y requiere asistencia respiratoria en terapia intensiva. Aproximadamente 3 de cada 100 personas que desarrollan la enfermedad mueren a causa de ella, aunque esto es un promedio y la proporción varía mucho según el grupo de edad y otros factores que aún están en estudio.

Sin embargo, aunque las personas mayores de 60 años y las que tienen otras enfermedades preexistentes suelen sufrir los casos más graves, todos los grupos de edad pueden enfermarse. Los niños y adolescentes también, y aunque entre ellos la mayoría de los casos son leves, esto no siempre es así y además pueden ser fuente de contagio, justamente por la levedad de los síntomas que permite que dispersen el virus inadvertidamente.

El hecho de que el virus haya contagiado a los seres humanos por primera vez, y por lo tanto que no haya personas con inmunidad contra él; que sea tan contagioso, durante tantos días e incluso por personas sin síntomas, ha facilitado su rápida distribución mundial y causado la actual pandemia. Aunque los casos graves sean una proporción relativamente pequeña, resultan muchos debido a que hay millones de contagiados. Esto lleva a que miles de personas requieran asistencia respiratoria al mismo tiempo, saturando la capacidad de respuesta de los sistemas sanitarios. Para evitarlo, se establece el aislamiento social obligatorio, que evita los contagios o disminuye la velocidad a la que estos van aumentando.

El aislamiento social obligatorio y la vida cotidiana

Hay que tener presente que la COVID-19 es una enfermedad nueva, que no sólo no tenemos inmunidad contra ella, sino que tampoco la conocemos bien, no tenemos experiencia previa de cómo es, cómo nos afecta y cómo tratarla. Estamos aprendiendo cada día, en medio de la epidemia, y los especialistas de todo el mundo estudian, comparan resultados, investigan y sacan conclusiones, muchas veces provisorias, mientras los casos continúan aumentando.

Por ello, es de la mayor importancia cumplir con las medidas de aislamiento y distanciamiento social, para disminuir el contagio del virus en la población. Así, se gana tiempo hasta que se desarrollen vacunas y tratamientos efectivos.

La cuarentena se ha demostrado como la medida más eficaz, por el momento, para moderar los contagios, reducir la expansión de la enfermedad y dar tiempo a los sistemas de salud para responder a las necesidades de la población sin colapsar.

Sin embargo, el aislamiento social obligatorio también ha alterado nuestras vidas cotidianas en formas que ni siquiera imaginábamos hace poco más de un mes atrás: pautas de higiene exigentes; encierro en casa con tensiones de convivencia fuera de lo habitual; niños en edad escolar y adolescentes con actividades a distancia, alejados de sus compañeros, maestros y amigos; personas aisladas en soledad; habituales y aceitadas rutinas que desaparecen y nuevas que deben improvisarse sobre la marcha; preocupaciones por cuestiones tan importantes como asegurar los ingresos familiares y proteger la salud de los seres queridos, evitando que se enfermen y ofreciéndoles una alimentación saludable en un contexto de tantas limitaciones.

Es fácil sentirse abrumado o sobrepasado por tantas exigencias: la cuarentena ha convertido lo normal en exótico y lo impensable en la nueva normalidad.

En nuestra web y en las redes sociales, seguiremos publicando distintos materiales que esperamos les sirvan de ayuda y apoyo, para afrontar esta pandemia que nos afecta a todos.

 

Ospe Mobile